Preparación: Piensa… folio en blanco y aluvión de ideas (2)

CASTELLANO | EUSKARA


“Para hablar bien en público hay que pensar bien en privado

¿Ordenador o folio en blanco?

Ya tengo claro el tema, sé de qué tengo que hablar, el tiempo para hablar que dispongo, el objetivo, conozco la audiencia y se lo que les interesa. Identifico con ello y si es preciso redacto el mensaje fundamental. El proceso de preparación gana en eficacia. Y ahora empiezo a preparar la intervención en sí misma.

Estamos en la “inventio”. Sobre la base de mis conocimientos y experiencia, empiezo a lanzar y crear ideas sobre un folio en blanco. El proceso analógico: folio en blanco y lápiz es más recomendable que el digital. ¿De qué sirve ponerse delante del ordenador? Aléjate de él porque es imbécil. Lo que importa somos nosotros y nuestras ideas. Busca el espacio de tranquilidad, discreción y sosiego necesarios. Adopta la actitud mental de quietud, centrado, que nadie te moleste. Estás poniendo los cimientos de tu intervención, las bases,…y estar centrado es fundamental.

El papel y el lápiz, anotar las ideas,… conduce a una mayor claridad y resultados más creativos. Papel delante y lápiz en la mano, me permite conectar mejor con el hemisferio derecho del cerebro, el lado creativo y más emocional, que es lo mismo que un ritmo más espontáneo de visualización y registro de ideas. Una vez que tengas las ideas el ordenador empieza a trabajar para ti.

El aluvión de ideas. No te cortes

“Ponte a crear las ideas, no te cortes, ya vendrá el momento de la poda y la limpieza”

El tema es solamente una parte del discurso. El discurso es algo más amplio. Limitarnos al tema puede agotar pronto tus posibilidades. Vete más allá…:

  • La mejor manera de tener buenas ideas es generar muchas ideas.
  • Demos rienda suelta a la creatividad y asumamos algunos riesgos, que sin obviar su peligro, son los que nos ayudan a crecer. Mente abierta y dispuesta a equivocarse.
  • Incorporar información estimulante en términos intelectuales.
  • Es el momento de “no cerrar puertas al viento”.
  • Abre el menú. Hazte preguntas lo más variadas posibles.
  • Junto a kilogramos políticamente correctos no están de más unos gramos de locura. Sin un poco de levadura no sale el pan. ¿Te interesa sorprender al público?
  • En función del conocimiento, el objetivo, la claridad,… las ideas fluirán con mayor ó menor rapidez.
  • Dedico un tiempo a generarlas resumiéndolas en palabras clave, que me sirven a su vez para entender que hay detrás de ellas.
  • Empiezo a ver la relación entre ideas y argumentos. Puede haber heterogeneidad entre ellos. Cuándo estimo que tengo suficientes ideas, las empiezo a ordenar
  • Resumir, relacionar, agrupar, concentrar, simplificar,…darle forma al caos.

Y ahora viene… La organización, la estructura, el orden, el imperdible que ata las piezas, la aguja que cose el vestido, los nexos, la progresión…son sinónimo de eficacia en comunicación. Sin estructura, el discurso se desploma, lo mismo que un conjunto de músculos sin esqueleto. Estamos en la “dispositio”.