Atrévete a contar una historia

CASTELLANO | EUSKARA


Cuéntame el viaje, no me enseñes el catálogo de la agencia”

1. Una alternativa a utilizar mucho más

Una forma alternativa de exponer una presentación es contar una historia. No estamos acostumbrados a ello. Es un cambio sustancial en nuestra manera lógica y racional de presentar las cosas. Estamos más cómodos con nuestras presentaciones clásicas y profesionales. Contar nuestra historia desde el corazón nos hace sentir incómodos porque sentimos que nos desnudamos ante la audiencia. Una presentación no es un documento muerto. Una presentación es un acto vivo de comunicación en el que una persona cuenta su propia historia o una ajena desde el corazón ante una audiencia formada por personas con sus propios problemas e inquietudes.

El ser humano lleva en los genes la necesidad de comunicarse y hasta hace relativamente poco, la única manera de hacerlo era de manera oral a través de historias. Nos pasamos la vida contando y escuchando historias. De lo ocurrido en el trabajo, en la excursión a la montaña, en la reunión de la comunidad de propietarios,…Las historias son el instrumento natural como nos relacionamos unos con otros y como comprendemos el mundo. Las historias constituyen la herramienta de comunicación más potente que se ha creado. Las anécdotas son una forma de repartir historias breves a lo largo de una intervención.

2. Mejor verdaderas y relacionadas con el tema

Tienen que tener relación directa con el tema y han de ser verdaderas. Son técnicas de comunicación tremendamente eficaces, y que bien llevadas mantiene al público pendientes de la misma Las ideas que “se mueven” tienden a despertar la atención. Estamos “viendo” lo que escuchamos. Al tocar las emociones vuelven a la audiencia más receptiva y más inclinada al acuerdo contigo. Por otro lado, parecen desactivar la crítica, disminuyendo la probabilidad de que la audiencia encuentre contraargumentos para rebatir los tuyos.

Tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos racionalmente”

3. Nos encantan las historias

1

A la gente le encantan las historias. Enseñamos, aprendemos y creemos a través de historias. Las experiencias personales dan un sello, una marca propia a la intervención. Mejor las experiencias propias que las ajenas. En definitiva, las historias:

  • Ayudan a captar la atención y despertar el interés.
  • Transmiten información, emoción y empatía.
  • Dan vida y alegría a las ideas y ayudan a vestir la presentación.
  • Mayor naturalidad. Nos ayudan a mejorar la expresividad, entonación,…
  • Fomentan la comprensión y el recuerdo. Son fáciles de asimilar.
  • Se recuerdan mejor las historias que los datos.
  • Le dan solvencia y credibilidad a los argumentos.
  • Aumenta la conexión con la audiencia.
  • Es más atractiva la presentación.
2

El orador eficaz tiene 3 cualidades: razonar lógicamente, entender el carácter humano y entender las emociones” Aristóteles

4. Requieren preparación específica

El principal desafío para la preparación de la presentación es cómo crear una historia. Porque apenas tenemos experiencia contando historias en público. Habrá veces en las que sea fácil, porque lo que tenemos que contar tiene de por sí una estructura que se puede seguir bien. Pero, ¿cómo contar una historia cuando la presentación es sobre la promoción de un proyecto o la venta de un producto? Más aún, ¿cómo contar una historia que interese a nuestra audiencia concreta?

Estructurar una presentación como una historia implica plantear interrogantes, intrigas, manteniendo el suspense por el qué pasará, cómo se resolverá la dificultad, cómo se saldrá del apuro planteado,…Veamos cómo se construye una historia, y para ello, vamos a empezar por ver qué partes debería tener:

  • Introducción. Presentación de los personajes y su situación actual, el contexto.
  • Nudo. La trama principal, donde se desarrollan las historias que acontecen a los personajes. La exposición del problema, las dificultades,…
  • Desenlace. El resultado a poder ser positivo. La solución. Los beneficios. La moraleja. La conclusión
3

Las historias poseen un poder único para mover los corazones, mentes, pies y monederos de la gente en la dirección pretendida por el narrador.” Peter Guber.

Anuncios