Naturalidad y espontaneidad

CASTELLANO | EUSKARA


Los dos elementos clave del lenguaje corporal son la naturalidad y espontaneidad. Cuándo estamos entre colegas lo hacemos estupendamente. Por lo tanto ya sabemos hacerlo. El objetivo es hacer eso mismo delante del público. No es fácil de todas maneras…porque no es nada natural ser natural delante de un público.

1

Ser uno mismo

La mayoría siente la necesidad de aparentar seguridad, tranquilidad, conocimiento y esto nos hace artificiales. Nuestro rol profesional, el querer hacer ver lo mucho sabemos, el centrarnos en los contenidos,…es sinónimo de rigidez y falta de naturalidad. Cuando tus gestos son genuinos, naturales y están sintonizados con tus palabras, amplifican el mensaje y aumentan la conexión. Nadie lo puede hacer como tú. Tu marca personal es única. Sé diferente. Lo que te hace único es claro consistente y visible. Aprovéchalo.

Qué es en esencia el planteamiento:

  • Tenemos una personalidad, un carácter, un temperamento propios. Cuidémoslos. Son tu marca propia.
  • Cuándo somos nosotros mismos/as de verdad es cuándo realmente transmitimos credibilidad y poseemos poder de convicción.
  • El gesto nace de un impulso interior y no lo podemos programar…
  • …Eso sí, nos tenemos que creer lo que decimos. No está sujeto a normas, ni se puede objetivar.
  • Tendremos fallos “naturales y espontáneos” a corregir, destacando entre ellos los tic: ajuste continuo de gafas, rascarse la nariz ó el lóbulo de la oreja, humedecer los labios con la lengua, carraspear,…
  • Hacerlo con ganas es distinto a hacerlo con agresividad y el público lo percibirá con nitidez.

“Si metemos el corazón a lo que decimos el cuerpo le va a seguir, y vamos a aparecer como realmente somos”

Pon en valor lo que te hace único

Vamos a ponernos en valor:

  • Los mejores movimientos serán los que surjan de una manera natural.
  • El estilo y los gestos personales son únicos y debemos mantenerlos.
  • Jamás tratemos de imitar a nadie. Observar, copiar y modelar sí.
  • Cuidado con los gestos y movimientos aprendidos en el último curso.
  • Si tenemos que cultivar algo, que sea la chispa de individualidad que nos diferencia de los demás.

¿Hemos de definir y preparar cuándo levantar el dedo índice, crispar las manos en señal de enfado o levantar los hombros en actitud de desconocimiento? Olvidémoslo. Si el público se detiene en los gestos y le llaman la atención… algo está fallando.

Relación entre gestos y contenido

Si hay contradicción entre lo que decimos y lo que expresamos ¿Con qué se quedará el público? El gesto debe provenir de una situación de identificación personal con lo que se está exponiendo, los objetivos y el tipo de auditorio. Y debe anticiparse a la palabra ó acompañarla. El discurso debe fluir como el agua de un manantial, sin contradicciones, de forma armónica, estableciendo una relación lógica entre lo que se piensa y lo que se dice. El movimiento del cuerpo tiene que dar vida al movimiento del discurso. Si es así habrá coherencia y credibilidad.

Decide qué imagen personal quieres dar. Transmite una imagen positiva. Una imagen agradable, abierta y atractiva te ayudará a ganar la estima. Una buena imagen siempre predispone favorablemente a los oyentes. Hay un elemento que mejora nuestra presencia estética y visual, no cuesta nada y el público la agradece de verdad: La sonrisa. Cuesta menos que la electricidad y da más luz. Las personas que sonríen delante del público ya tienen un gran punto a favor, comparativamente con el resto. ¡¡Sonría por favor!!

“Al calor de los sentimientos se rompen las barreras y surge la espontaneidad, con la fuerza propia de quien es natural”

Anuncios