El ensayo previo

CASTELLANO | EUSKARA


La práctica hace al maestro

Presentarse ante un auditorio medio preparado, es cómo presentarse medio desnudo. En función de la importancia de la charla, del volumen de la audiencia, del impacto mediático de nuestra intervención… es muy recomendable hacer un ensayo previo. Es decir practicar la presentación completa, con especial énfasis en el “cómo”, sobretodo el lenguaje corporal y el tono de voz, cuya importancia es indiscutible para el éxito de la charla. Y para ello nos tenemos que meter en la charla de verdad. Y todo ello delante de la cámara de vídeo y no del espejo.

Tenemos que evaluar cuándo es más necesario ensayar y en qué medida. El ensayo previo nos servirá para:

  • Aumentar la naturalidad y espontaneidad
  • Mejorar la declamación del discurso: voz, lenguaje corporal, expresividad…
  • Detectar el tiempo, las deficiencias, las partes vulnerables… de la charla y estaremos a tiempo de corregirlo.
  • Probar los apoyos audiovisuales y su adecuación a la charla.
  • Clarificar las ideas en la mente
  • Recordar mejor, incluso memorizar y estar menos pendientes del guión
  • Ganar en seguridad y confianza. Percibir que lo hacemos mejor de lo que creemos, con lo que mejora nuestra autoestima.
1

Ensaya con la cámara de vídeo

Porque sólo hablando en voz alta descubriremos dónde están las dificultades, las piezas que creíamos conectadas, pero en realidad no lo están. Poner especial atención al ensayo del inicio y el cierre. La actitud, empatía, entusiasmo, ofrecer una impresión favorable y positiva… trascienden a los contenidos y los hemos de cuidar con sumo detalle. Un ensayo lo más aproximado posible a la charla real es una garantía de tranquilidad y una puerta abierta al éxito. Si somos capaces de caricaturizar y exagerar hasta el disparate, será un entrenamiento perfecto.

La cámara de vídeo es la mejor herramienta de aprendizaje, tu mejor profesor. Te muestra tal cual eres. Te costará acostumbrarte a verte las grabaciones. No reconocerás tu voz, verás muletillas, tics gestuales, habrá momentos de desánimo, verás tus fortalezas y debilidades… y en general saldrás fortalecido después de ver el ensayo en la cámara de vídeo. Con ella potenciarás tus fortalezas y pulirás las áreas de mejora. También es útil ensayar delante de personas que “hacen” de público. Olvídate de ensayar delante del espejo, es poco útil estar pendiente de los contenidos y del espejo.

¡¡Ojo!! de arrepentirnos de no haber hecho el ensayo previo, cuándo ya es tarde.

“El camino más seguro para llegar a la inspiración es la preparación”

2