Leer la intervención

CASTELLANO | EUSKARA


Lenguaje oral para leer

Hemos de ser conscientes de la distancia que separa el lenguaje escrito del oral, y apostar sin vacilaciones por éste último. El lenguaje escrito no es reversible, es fugaz, pues no podemos volver sobre lo leído. Ello supone multiplicar los esfuerzos a favor de la claridad absoluta. Las reglas gramaticales son menos rígidas. Requiere preparación formación específica saber escribir textos adecuados para ser leídos en voz alta delante de un público. El lenguaje escrito está destinado a lectores y el oral a oyentes. No se puede escribir para quien oye como para quien lee. Requiere preparación específica saber escribir textos orales. Veamos detalles a tener en cuenta:

  • Frases cortas. Un máximo de 25 palabras.
  • Orden gramatical lógico. Sujeto-verbo-complemento.
  • Repetir-Reiterar-Redundar: Sobre todo lo esencial.
  • Traducir siglas, jergas, neologismos, extranjerismos…
  • Redondear datos y estadísticas…
  • Preferible el estilo verbal al nominal. Tiempos verbales cercanos al presente.
  • Crear imágenes gráficas: comparaciones, metáforas, refranes…
  • Adaptar el texto al modo de ser personal.

Darle vida al texto

Es el momento de interpretar y representar nuestro escrito. Y aquí el ensayo previo en voz alta,  también es muy necesario, para conseguir:

  • Modular la voz, enfatizar, vocalizar, poner ritmo…
  • Mantener la cabeza alta para proyectar mejor la voz.
  • Mirar al papel y al auditorio.
  • Utilizar la expresión de la cara y el lenguaje del cuerpo.
  • Que suene fresco, con garra y ameno.
  • Aprovechar las pausas previstas o las frases finales de cada párrafo para mirar al público.
  • Estar más confiado y poder desarrollar un mayor lenguaje corporal
  • Establecer las pausas, los ejemplos…

Leer es fácil. Leer bien delante del público, sin que pierda la atención y el interés es difícil.

Detalles técnicos de lectura eficaz

Al leer tengamos en cuenta detalles más técnicos como:

  • Utilizar papel fuerte tamaño folio y escribir sólo por una cara, a doble espacio, letra legible, con amplio margen derecho para posibles correcciones de última hora.
  • Numerar las páginas, no graparlas
  • No utilizar papel blanco brillante pues molesta su reflejo.
  • Colocar la hoja leída al lado en lugar de volverla y que haya espacio suficiente para ello.
  • Usar colores o subrayados para resaltar algo o para eliminar si hemos de abreviar.
  • Destacar el inicio de cada idea básica. Separar bien las distintas partes. No partir una frase entre dos páginas.
  • No estar quitando y poniendo las gafas salvo para conseguir algún efecto…
  • Mejor hacerlo sentado en una mesa o apoyado en atril.

Si cuando leemos, al menos nos atrevemos a efectuar algún comentario entre párrafos, contamos alguna anécdota o incidente… y le miramos al público nos lo agradecerá. ¿Prefieres leer o hablar en público? Si puedes no lo dudes, habla… cerca del público y de pie.