la persuasión (1)

CASTELLANO | EUSKARA

“¿en alguna ocasión nuestro objetivo es espantar o ponerle en contra al público?”

La comunicación en gran medida es persuasión. Siempre tenemos echada la caña de pescar. A veces vamos a informar, entretener, sensibilizar,….y de manera indirecta o sutil la persuasión está presente. Los discursos persuasivos están diseñados para cambiar las creencias del público o para motivar a los públicos a la acción. El discurso persuasivo pretende hacer creer algo o mover a alguien a realizar una acción.
Por ello, en este apartado vamos a hacer mención específica a la persuasión que pretende incitar a la acción. No se trata sólo de convencer, empatizar, qué estén conmigo,…Se trata de que hagan algo y pasen a la acción. Mejor invitar que tratar de arrastrar o empujar, porque nos puede alejar de las personas. Invita sin coacción, ofreciendo libertad absoluta para que vengan o hagan lo que pedimos o sigan otro camino.

Lo racional más lo emocional

En general lo que queremos es sumar, generar adhesiones y apoyos, que se reciban bien nuestras ideas,…es decir tenemos siempre la caña dispuesta para pescar. En mayor o menor medida general casi todas las intervenciones tienen un objetivo persuasivo. A veces para pasar directamente a la acción, otras para ir sembrando, hacer reflexionar, sensibilizar…..
En este caso vamos a centrarnos en quién, además de dar información y exponer ideas trata de sensibilizar para arrancar una acción. Se trata de provocar reacciones racionales (cerebro) y afectivas-emocionales (corazón), a un mismo tiempo. Razón y afectividad deben estar unidas en el discurso.

maya

Y mucho cuidado con decir “Vengo a convencerles,…” “Quiero persuadirles,…” “Es un error lo que pensáis,….” “Os estáis equivocando,…..” “Yo-vosotros,…….

Anuncios