blog

Las metáforas

CASTELLANO | EUSKARA


“Las metáforas sirven para aclarar y grabar las ideas, transmitiendo mejor el mensaje”

1

Algo más que un adorno

Es la figura retórica más conocida. La metáfora relaciona un término real con otro imaginario, llamado espejo, con el que establece una semejanza. Muy adecuada para llegar al interior de las personas creando un entorno más apropiado.

El emplear una metáfora no ha de resultar ser un adorno o un mero recreo en la escucha de un discurso. El poder de una metáfora bien sustentada y elegida ha de ser el vehículo que logre una comunicación de mucho mayor alcance en el que emociones, recuerdos y razonamientos sean impacten en el oyente quedando de ese modo una huella en su memoria mucho más duradera que si no se hubiera empleado la metáfora. Ejs: “Pónte las pilas” “Casi toco el cielo con las manos” “Luis es un pozo de sabiduría” “El tiempo es oro” “Miró el examen con lupa”.

Cuando alguien comunica un hecho o una opinión puede no estar llegando a quien le escucha, sobre todo si para éste el mensaje recibido no enlaza con ningún interés o sentimiento que le sea propio. Es posible que esté entendiendo de lo que escucha pero quedará a nivel de la razón y tal vez todo lo que retenga es que el mensaje era lógico e inteligente. Si desea posteriormente acceder al recuerdo tendrá que hacer un esfuerzo mayor. El empleo de metáforas en un discurso añade vías de acceso a la recuperación del contenido además de lograr que la comunicación sea interactiva. Lograr que haya una involucración en dicha comunicación. Lograr una respuesta a lo que se está escuchando, aunque ésta sea silenciosa.

Buenas para aprender y recordar

El oyente no solo habrá recibido la información y a habrá activado muchas zonas de su cerebro (visual, afectivo, recuerdos, deducciones, asociaciones, etc.) sino que lo habrá hecho acompañando este proceso con una sensación de satisfacción por ser capaz de descifrar el mensaje: el mensaje final será suyo. Es él mismo quien ha “destilado” el significado. Es él el que se acaba de “decirse” el contenido del mensaje. Lo importante es que la traslación realizada entre lo que se desea ilustrar, comunicar o reforzar y el contenido de la metáfora se mantenga en un punto medio: no ha de ser demasiado difícil de entender ni demasiado obvio.

Los buenos profesores han ayudado desde siempre a sus alumnos a captar nuevas ideas exponiéndoselas en función de algo que los alumnos hubieran entendido previamente. Tú también puedes aprovecharte de este recurso en tus presentaciones y discursos. Puedes explicar realidades complejas o abstractas en términos de conceptos cotidianos.

Aprendemos algo nuevo descubriendo cómo se relaciona con algo que ya sabemos. Cuanto más clara es la conexión, más fácil y rotundo es el aprendizaje. Ofrecer a la audiencia una conexión es sólo el inicio para enseñar a través de la metáfora, ya que aportan un modelo de pensamiento capaz de generar nuevas percepciones y explicaciones. A todo lo largo de la charla puede uno referirse continuamente a la misma metáfora, enriquecerla y explicar nuevos aspectos de la realidad aludida metafóricamente. Las buenas metáforas son generativas. Las metáforas conectan lo conocido con lo desconocido, lo familiar con lo nuevo.

La analogía o comparación es tipo muy sencillo y útil de metáfora. Las comparaciones ilustran un concepto al demostrar las similitudes. Generalmente contiene la expresión “como” o “igual a”. Por ej. “las historias en las presentaciones son como el aceite de oliva en la cocina” “Su intervención cayó como un jarro de agua fría”.

Para terminar hay muchos tipos de metáforas, se pueden emplear objetos, anécdotas, cuentos, referencias científicas…

“Con la metáfora lo que es problemático o desconocido se asimila a algo próximo o familiar”

2

Emmanuel Lizcano

Las pruebas-evidencias: La base de las afirmaciones y los argumentos

CASTELLANO | EUSKARA


La solvencia y la vertiente racional

Somos seres racionales y emocionales. Nos han preparado para hacer presentaciones racionales, lógicas, profesionales, que lleguen a la cabeza de nuestros oyentes. La búsqueda de argumentos, es uno de los recursos de comunicación que se deberían cuidar más. Diría que se tienen bastante en cuenta, nos han preparado para ello y simplemente tenemos que afinar más. Forman parte de la vertiente racional de la presentación. Le dan solvencia y credibilidad. Las pruebas son la base de los argumentos. Pero cuidado…solo con lo lógico-racional-intelectual, las presentaciones se quedan cojas en muchas ocasiones. Falta la parte emocional, llegar al corazón de la gente.

La prueba:

  • Aclara, haciendo más comprensible la idea.
  • La amplía, haciéndola más extensa.
  • La comprue¬ba, haciéndola más evidente y permitiendo que se lleguen a conclusiones reales.

Una prueba es buena si una afirmación no sería aceptada sin ella, si no puede ponerse en duda y si la relación entre afirmación y prueba es clara y válida. Una idea o postura basada en pruebas tiene muchas más probabilidades de ser aceptada por el público. Sobre todo si tiene valor añadido suficiente y peso específico demostrado.

“Los argumentos tienen que ser evidentes, sólidos y de peso, expresados con claridad, sencillez y contundencia”

Distintas y variadas clases de pruebas-evidencias

Veamos distintas opciones de presentar pruebas:

  • Los datos y las estadísticas. Lo importante no son los números, sino su contexto y significado, para que la audiencia lo visualice. A la hora de presentar cifras, intenta hacerlas concretas: utiliza imágenes que ayuden a representarlas y fijarlas en la memoria, utiliza analogías, utiliza ejemplos. Los datos pocos, pero buenos y comprensibles. Que sean objetivos, creíbles, provenientes de fuentes con prestigio. Las estadísticas y datos, le dan mucha credibilidad a la intervención. Situarlos bien el contexto y darles significado. Los ejemplos que sean cercanos, actuales. Ahondaremos en ellos al hablar de la presentación de datos e información cuantitativa en el uso de los audiovisuales.
  • Pruebas teóricas. Son producto de la actividad intelectual y las usaremos para explicar datos que observamos.
  • De autoridad. Personas reconocidas e imparciales que defienden una posición concreta.
  • Por analogía. Su esencia es la comparación.
  • Los testigos. Siempre que sean imparciales, creíbles, próximos.
  • Demostración física. Ver las prestaciones de un producto.
  • Lógicas. Si las premisas son ciertas, la conclusión debe ser cierta. Relación causa-efecto.
pruebas

“La atención es uno de los bienes más preciados del mundo. Ni se compra ni se vende, sólo se presta”

Los ejemplos

Si son  representativos, completos y difíciles de contradecir. Ejemplificar es simplificar, hacer entendible, acercar,… Los ejemplos son recursos que ilustran o explican declaraciones generales objetivas. Ayudan a comprender la generalización. Proporcionan al público detalles concretos dando significado a una declaración general. Deben ser relevantes, específicos y fáciles de entender para crear una imagen clara en el público.

La concreción

Lenguaje concreto, simple, potente.  Con ejemplos concretos y que se pueda visualizar. Frente a la genérico y abstracto. Por ej. Decir “hemos conseguido varias cosas en la negociación” no es lo mismo que decir “hemos conseguido una reducción del 20% del precio y unos plazos de pago de 120 días”.

Afina en como presentarlas

  • Comenzar buscando terrenos comunes y coincidencias con el auditorio.
  • Tratar de no mezclar la información, las pruebas, con la opinión.
  • Quedamos más fácilmente persuadidos, en general, por las razones que descubrimos por nuestra propia cuenta, que por las que nos vienen sugeridas por otros.
  • Las hipótesis y argumentos de quién habla, deben servir para que el público saque sus propias conclusiones.
  • La convicción es sólida cuando llegamos a ella nosotros mismos. La información buena por tanto, es clave.
  • … Y lógicamente hay que estar convencido de lo que se dice y tener credibilidad que es el efecto cuya causa es la honestidad.

Si en cualquier intervención las pruebas son importantes, en la defensa de ideas, en los debates,….aún lo son más. El cierre es el momento de las conclusiones certeras. Debe sonar como tal, sin perderse en las premisas.

Lenguaje claro y sencillo

CASTELLANO | EUSKARA


Cuidado con el lenguaje corporativo-especializado-profesional

Si resulta difícil podar y abreviar…no lo es menos escapar del lenguaje corporativo-profesional-especializado. Mucho cuidado con las palabras técnicas o poco entendibles, las jergas desconocidas, el uso excesivo de anglicismos. En general el lenguaje profesional y corporativo (docentes, abogados/as, ingenieros, médicos,…) comunica poco. Hay un abuso del lenguaje especializado, que aburre incluso a los especialistas y expertos en la materia. Los profesionales especializados se aburren entre ellos. Muchas veces nos acogemos a esta manera de presentar para ocultar nuestras carencias como comunicadores. Nos sentimos cómodos en este lenguaje especializado y no nos atrevemos a utilizar el lenguaje que habitualmente utiliza nuestro público.

1c

El barniz de los maestros y la fuerza sin alardes

La claridad es el barniz de los maestros:

  • Una idea que no se puede expresar con claridad no es una buena idea para lanzarla al auditorio.
  • Una palabra que no se puede comprender es una mala palabra.
  • Habla en la misma onda que el público.
  • Sólo dirigiéndote con las palabras más comprensibles, lograrás transmitir tu mensaje a la mayor parte del mismo.
  • Adapta tu lenguaje, que sea claro y sencillo. No por ello va a perder calidad o intensidad…
  • Porque otra cosa es la ramplonería, la chabacanería, la conversación de taberna…

“Hablar bien es pensar y expresar con claridad”

2c

La sencillez es la fuerza, sin alardes:

  • ¿Estamos para demostrar lo que sabemos?… O se trata de comunicar con eficacia, de servir al público en lugar de lucirnos.
  • Existe terror profesional a la simplicidad. Es muy tentador mostrar lo inteligentes, expertos y bien preparados que estamos.

Quien comunica es la persona

 CASTELLANO | EUSKARA


La ética y los valores

Las herramientas, las técnicas, los recursos… son de gran utilidad para comunicar con eficacia. Pero no se trata de prestidigitadores de serpientes, vendedores de humo, grandes comunicadores sin escrúpulos. Y me gustaría dejar claras unas cuestiones esenciales relacionadas con la ética y la persona. Y estas sí que son realmente a tener en cuenta. ¿A qué elementos nos referimos en concreto?

  • Compromiso
  • Credibilidad
  • Coherencia
  • Compartir
  • Claridad
  • Cercanía
  • Corazón
  • Simpatía
  • Honestidad
  • Humildad
  • Sencillez
  • Sintonía
  • Respeto
  • Entusiasmo
  • Naturalidad
  • Positivodad
  • Sentimiento
  • Confianza

“Muy por encima de las herramientas y técnicas,  está la persona, con sus valores y cualidades humanas”

Cualidades y habilidades personales

Podríamos añadir en la misma línea con lo comentado anteriormente:

  • Tener un buen rollo
  • Comprender. Empatía. Rapport
  • Sentirse uno más y estar pendiente
  • Actitud de servicio
  • Buena autoestima
  • Corazón
  • Mostrar entusiasmo y vitalidad
  • Ir preparado/a. Conocer el tema y sentir cariño hacia él.
  • Personalizar la información
  • Estar con el público en cuerpo y mente.
  • Preguntar y hacerle participar. Compartir experiencias comunes
  • Respeto
  • Ser uno mismo/a incluso con sus “defectos”
  • Dejar fluir la energía natural de nuestra personalidad
  • Convertir al público en el centro de la intervención
  • Mirarle. Leer sus reacciones
  • Transmitir sentimientos y emociones

Mucho cuidado, no te equivoques…

A veces no sirve dominar el tema, tener una voz estupenda y un gran lenguaje corporal, si  descuidamos cuestiones como:

  • Predicar una cosa y practicar otra
  • Contradicción entre lo que digo y lo que mi cuerpo expresa
  • La falta de conocimiento del tema
  • Poca claridad ó confusión de ideas
  • Actitud de lucirse y hacer ver todo lo que sé
  • No atender las características de la parte receptora
  • Escamotear información que juzgamos útil, conflictiva…
  • Prejuzgar a la otra parte
  • Actuar con timidez y miedo
  • No realizar feedback
  • No sintonizar con la otra parte. Falta de empatía
  • Mostrarse con superioridad e imposición, arrogante, soberbio, distante, paternalista…


“El verdadero orador/a es una buena persona que habla bien”

Quintiliano

Hablar en público ¿Se nace o se hace?

CASTELLANO | EUSKARA


La habilidad de hablar en público, se aprende. Tenemos los recursos y la capacidad para ello. Sólo es necesario conocer el idioma, tener algo que decir y dominar algunas técnicas que permitan hacer más eficaz nuestra comunicación oral en público. Porque:

  • Hablar bien en público, con eficacia, no es algo para personas   valientes y privilegiadas, con título universitario, o con un   determinado nivel de formación. Quién comunica en privado, lo  puede hacer en público.
  • ¿Se trata de ser un gran orador/a, o de expresarse eficazmente?
  • Quién lo logra, averiguará que le resulta muy útil para hacer frente a los retos, conflictos y oportunidades de la vida diaria, con una nueva sensación de dominio.
  • Es válido para científicos/as, políticos/as, juristas, directivos/as, periodistas, artistas, comerciales, empresarios/as, sindicalistas, dirigentes vecinales, ingenieros/as, abogados/as, médicos, arquitectos, docentes…
  • ¿En qué actividad o profesión no hay que hablar en público en alguna ocasión?

“Todos los grandes oradores fueron malos comunicadores al principio”

Ralph Waldo Emerson

Elementos esenciales a tener en cuenta:

  • Partiendo del fondo, es decir dominando el tema, la forma, la manera de comunicar, es esencial. El secreto para hablar bien está en la disciplina y el trabajo. La creatividad es inspiración y trabajo, trabajo e inspiración.
  • Una gran parte de la comunicación en público es entusiasmo. El entusiasmo es contagioso. Tenemos que estar vivos para hacer vivir al público. El entusiasmo se transmite, al igual que la monotonía y el aburrimiento.
  • El factor emocional, activar los sentimientos son en gran medida, responsables de la impresión que causa quién habla ante la audiencia, y los que deciden en buena parte el éxito ó el fracaso. Expresar lo que se siente se ha considerado durante mucho tiempo como síntoma de debilidad. De ahí que nos cueste expresar nuestra emotividad.

En resumen: ¿Dominas el tema? ¿Estás dispuesto a poner la carne en el asador? ¿Quieres tocar la fibra del auditorio y llegar a su cabeza y al corazón?

Recuerda: Se aprende y es muy útil. Yo te puedo enseñar.

Autonomía. Seguridad. Autoestima.

CASTELLANO | EUSKARA


¿Qué nos pasa cuando queremos decir algo y no nos atrevemos?; ¿cuando queremos preguntar algo a alguien y no lo hacemos por inseguridad?; ¿cuando tenemos algo que decir o queremos rebatir a alguien y no lo hacemos?; ¿cuando nos dan opción de hacer una presentación o intervención en público y va otra persona en nuestro lugar porque no nos sentimos capaces de hacerlo? Nos gustaría decir, opinar, contrastar, confrontar, explicar, informar, persuadir, compartir…y nos callamos. ¿Cómo nos sentimos? La respuesta es frustración.

Una persona que comunica bien, es una persona:

  • ¿Más autónoma y menos dependiente? ¿Es más segura? Sí. Y no sólo al comunicar, sino en otras facetas de su vida en general. Sacar lo que yo llevo dentro, decirlo, expresarlo…me hace una persona más autónoma y segura.
  • ¿Con mayor libertad de pensamiento? Sí. Porque en el proceso de comunicación se produce un enriquecimiento mutuo, salen otras ideas, las comparto, contrasto, escucho a los demás, reflexiono… Sacar fuera a través de la comunicación oral, del lenguaje; lo que tengo en el cerebro, me va a abrir espacios a nuevas ideas, al cambio, a experimentar…
  • ¿Con una mayor autoestima personal y profesional? Sí. Comunicación de calidad y autoestima son vasos comunicantes. Si mejoro mi comunicación, mejora mi autoestima y, por lo tanto, mi calidad de vida. ¿Merece la pena, por tanto, trabajar esta habilidad social?

¿Y cuál es la utilidad en el futuro profesional de una persona? ¿Buscan las empresas personas con habilidades de comunicación? ¿Es una oportunidad para llegar y para crecer? ¿Dónde deberíamos aprender a hacerlo? La formación actual nos da el conocimiento, ¿y las habilidades para socializarlo, venderlo, transmitirlo?

De entre las habilidades de comunicación, hablar en público con eficacia es una de ellas. Está en nuestras manos dominar esta habilidad. Tengo la suerte de poder dedicarme a conseguir que la gente lo haga mejor. Y cuando veo que lo consiguen el nivel de satisfacción es inmenso. Di que sí cada vez que te ofrecen la posibilidad de hablar en público.

#hablar en público con eficacia; #audiovisuales profesionales y atractivos en las presentaciones; #coaching en comunicación

Próximos cursos abiertos

CASTELLANO | EUSKARA


Hablar en público con eficacia

CURSOS ABIERTOS

Durango
Promueve AED-DEE
Fechas: 13, 20, 27 abril y 4 de mayo
Horario: 16:00-19:30
Lugar: Sede de AED Durango
Costo: 210 euros socios AED. El resto 250 euros
Idioma: Castellano
Contacto
Estibaliz López: estibaliz@dee-aed.com;
618 620 361

¿Tiene la comunicación oral el sitio que se merece?

CASTELLANO | EUSKARA


Nadie pone en duda la importancia personal y profesional de las habilidades sociales. Una de ellas es la comunicación oral y dentro de ella la de hablar en público y presentar con eficacia. Siendo así… ¿Tienen el espacio necesario en la formación reglada? Me encuentro con cientos de profesionales, hombres y mujeres, con mucho conocimiento de sus respectivas materias y escasa capacidad para divulgarlas y venderlas bien.

Tengo experiencia con alumnos de la Universidad que están en el último curso de carrera y tienen que presentar el Trabajo Fin de Grado y no saben cómo hacerlo. Y lo pasan fatal. Tengo futuros abogados/as que están haciendo el Master de Abogacía para poder ejercer la profesión que sufren con las prácticas que hacemos y casi presentan por primera un informe de conclusiones oral. Es decir personas con mucho conocimiento y pocas habilidades sociales. Y luego se encuentran que tienen que hacer una entrevista de trabajo, presentaciones en público con audiovisuales, negociar, gestionar conflictos, dinamizar reuniones, trabajar en equipo… Y los nervios, el miedo escénico, la falta de confianza y autoestima aparecen de manera recurrente debilitando su capacidad de comunicación.

Y lo consiguen a base de pasarlo mal, equivocarse, intentarlo, observar, recibir formación complementaria, tirarse a la piscina… Sería bueno que ese aterrizaje fuese menos forzoso y el sistema educativo les prepare más para la vida real. Personalmente seguiré teniendo más trabajo mientras las cosas sigan como están. Pero tengo la misión clara de luchar para que las habilidades sociales, la  comunicación oral entren más en las aulas.

Es cierto que se están dando pasos. Cada vez más los alumnos/as de escuelas, institutos, universidades, tienen que hacer presentaciones orales. Hay Universidades que ofrecen esta formación como asignaturas obligatorias u optativas. O hacen cursos breves de reciclaje o incorporan módulos en los Masters. Es la línea adecuada que hay que reforzar sin duda. Se trata de aprender hablando, practicando, presentando, debatiendo…

Un blog abierto a los que quieran escribir sobre comunicación oral

Hay muchas personas que pueden hacer aportaciones muy útiles y prácticas para mejorar nuestra comunicación oral. El objetivo además de ofrecer herramientas tiene que servir para reforzarla y prestigiarla. Mi blog está abierta a ellas. Están invitadas. Simplemente lo escriben y me lo envían. Próximamente explicaré en el  blog cuestiones prácticas sobre los artículos a publicar: tamaño aproximado, contenidos, ….

Animo y a escribir… para que la comunicación oral ocupe el sitio que se merece.

Cuatro ingredientes clásicos de las presentaciones mediocres

CASTELLANO | EUSKARA


Misión: Combatir a la mediocridad en la comunicación oral

La inmensa mayoría de las presentaciones en público son mediocres. Algunas horribles. Y unas pocas excelentes. Me gustaría destacar 4 elementos clásicos de las presentaciones mediocres:

1. Excesiva información

La idea que está enraizada es la siguiente: “Con todo lo que nos ha costado conocer y dominar los contenidos, con la cantidad de información que disponemos, con todo lo que nos hemos preparado… ¿¿¿cómo vamos a renunciar a dejar de decirlo todo???”

Es difícil renunciar a una parte de lo que se sabe y se domina. Se piensa, “al menos quedará claro que soy un buen profesional, experto en la materia y merecedor de la confianza que han depositado en mí.” Luego ocurre que “el secreto de aburrir a la gente es contarlo todo”.

2. Lenguaje corporativo

Con mucha facilidad nos refugiamos en nuestro lenguaje profesional, especializado y corporativo. Nuevamente queremos hacer ver que sabemos, que dominamos la materia. Con ello nos vamos a distanciar del público que no domina esa jerga y resultará incluso poco atractiva para quienes entre el público la dominan.

Muchas veces lo hacemos para ocultar nuestras carencias como comunicadores y mantenernos en una zona cómoda y de confort.

3. Tono de voz neutro, con poca energía

Hay excesiva uniformización en las presentaciones, en la puesta en escena, en la manera de hacerlo, quedando diluida nuestra personalidad. Voz neutra-profesional con poca fuerza, sin registros, monocorde, con escasa chispa… De nuevo buscamos la confortabilidad, e incluso pasar desapercibidos: “Ya he cumplido…”

Es decir, un peñazo que duerme a cualquiera. Tal vez es uno de los mayores retos y que requiere de mayor práctica y entrenamiento.

4. Power Point (o similar) cargado de texto

El problema de los audiovisuales está en su uso. Se trata de una buena herramienta mal utilizada y no siempre necesaria. Mucho texto, mirar a la pantalla, medio repetir o leer, tablas muy cargadas, gráficos llenos de datos, jeroglíficos indescifrables… y en general, demasiadas transparencias.

Todo ello acaba siendo un obstáculo para el que presenta y refuerza su imagen de mediocridad y de priorizar sobre todo su seguridad. Una invitación a que la gente desconecte al no poder escuchar a quién habla y ver lo que aparece en la pantalla.

Combatir la mediocridad es sin duda uno de mis grandes retos. Una misión clara. Por todo ello en mis cursos insisto en la claridad, sencillez, brevedad, energía, entusiasmo y powerpoint atractivo e impactante. Este blog tiene como uno de sus grandes objetivos identificar la mediocridad, combatirla y darle la vuelta con propuestas y herramientas útiles.

#hablar en público con eficacia; #audiovisuales profesionales y atractivos en las presentaciones; #coaching en comunicación