Hablar en Público

La mirada y las manos

CASTELLANO | EUSKARA


La mirada: expresión, enganche, seguridad…

La mirada engancha, comunica, transmite mucho. Es el recurso que con diferencia, más debemos cuidar. Todo lo demás relacionado con la expresión y las manos vendrá influenciado por la mirada. Utilizar y gestionar bien la mirada marcará todo lo demás. Nos ayudará a naturalizar nuestra presentación. Utilizarla en todo momento y no sólo cuando empezamos a hablar. También antes de empezar a hacerlo. Cuándo te están presentando, en el silencio previo a empezar a hablar,…mira al público. Y después de finalizar continua mirando.

1

El contacto visual con el público:

  • Es un excelente medio de conexión
  • Facilita la retroalimentación
  • Aumenta su atención y ayuda a mantener el interés
  • Permite ver, “leer” y “escuchar” sus reacciones y respuestas
  • Podemos enderezar si es preciso y posible, el rumbo de la charla
  • Denota autoridad y confianza, sinceridad y honestidad
  • Percibe que estamos con él, que le tenemos en cuenta
2

Al público le gusta que le miren con una imagen abierta, agradable, optimista, sonriente… Abarcar con la mirada toda la sala enfocando las distintas zonas y tratando de individualizar rostros concretos. Cada oyente siente que también te diriges a él personalmente. La mirada nos permite estar atento a la retroalimentación no verbal del público, y poder ir adaptando los contenidos hasta percibir que han recibido el mensaje que les queremos trasladar.

Algunas personas son menos visuales que otras y tienen tendencia a mirar menos a sus interlocutores y al público. De manera consciente deberán trabajar y entrenar más este recurso. Está en juego, evitar la imagen de la inseguridad, la desconfianza, la falta de compromiso,… ¿Nos estará diciendo la verdad?

“Por una mirada, un mundo. El camino más rápido al corazón es una mirada”

Las manos sueltas y libres

Hay que tener cuidado con ellas. ¿Es posible conocer el significado de cada movimiento con las manos y ponerlo en práctica? Sí. ¿Merece la pena hacerlo? Lo dudo, salvo que queramos ser profesionales de la comunicación o nuestro contacto permanente con el público nos lo aconseje. Simplifiquemos las cosas. Vamos a tenerlas sueltas y libres. Las manos son una fuente de expresión extraordinaria. Se moverán solas de forma espontánea si ponemos ganas y entusiasmo. Hablemos con las manos. Soltad las manos y nos seguirán.

Tenemos que evitar situarlas en la espalda, los brazos cruzados, meterlas en los bolsillos, ocultarlas, retorcerlas o frotarlas, señalar a la audiencia con dedo índice, aferrarte al atril… Y tened mucho cuidado con juguetear con los anillos, el reloj, los botones, rascarnos, repiquetear en la mesa… Si “sufrimos” practicando con las manos libres nuestro cerebro lo interiorizará y pronto será nuestro comportamiento natural.

Anuncios

Naturalidad y espontaneidad

CASTELLANO | EUSKARA


Los dos elementos clave del lenguaje corporal son la naturalidad y espontaneidad. Cuándo estamos entre colegas lo hacemos estupendamente. Por lo tanto ya sabemos hacerlo. El objetivo es hacer eso mismo delante del público. No es fácil de todas maneras…porque no es nada natural ser natural delante de un público.

1

Ser uno mismo

La mayoría siente la necesidad de aparentar seguridad, tranquilidad, conocimiento y esto nos hace artificiales. Nuestro rol profesional, el querer hacer ver lo mucho sabemos, el centrarnos en los contenidos,…es sinónimo de rigidez y falta de naturalidad. Cuando tus gestos son genuinos, naturales y están sintonizados con tus palabras, amplifican el mensaje y aumentan la conexión. Nadie lo puede hacer como tú. Tu marca personal es única. Sé diferente. Lo que te hace único es claro consistente y visible. Aprovéchalo.

Qué es en esencia el planteamiento:

  • Tenemos una personalidad, un carácter, un temperamento propios. Cuidémoslos. Son tu marca propia.
  • Cuándo somos nosotros mismos/as de verdad es cuándo realmente transmitimos credibilidad y poseemos poder de convicción.
  • El gesto nace de un impulso interior y no lo podemos programar…
  • …Eso sí, nos tenemos que creer lo que decimos. No está sujeto a normas, ni se puede objetivar.
  • Tendremos fallos “naturales y espontáneos” a corregir, destacando entre ellos los tic: ajuste continuo de gafas, rascarse la nariz ó el lóbulo de la oreja, humedecer los labios con la lengua, carraspear,…
  • Hacerlo con ganas es distinto a hacerlo con agresividad y el público lo percibirá con nitidez.

“Si metemos el corazón a lo que decimos el cuerpo le va a seguir, y vamos a aparecer como realmente somos”

Pon en valor lo que te hace único

Vamos a ponernos en valor:

  • Los mejores movimientos serán los que surjan de una manera natural.
  • El estilo y los gestos personales son únicos y debemos mantenerlos.
  • Jamás tratemos de imitar a nadie. Observar, copiar y modelar sí.
  • Cuidado con los gestos y movimientos aprendidos en el último curso.
  • Si tenemos que cultivar algo, que sea la chispa de individualidad que nos diferencia de los demás.

¿Hemos de definir y preparar cuándo levantar el dedo índice, crispar las manos en señal de enfado o levantar los hombros en actitud de desconocimiento? Olvidémoslo. Si el público se detiene en los gestos y le llaman la atención… algo está fallando.

Relación entre gestos y contenido

Si hay contradicción entre lo que decimos y lo que expresamos ¿Con qué se quedará el público? El gesto debe provenir de una situación de identificación personal con lo que se está exponiendo, los objetivos y el tipo de auditorio. Y debe anticiparse a la palabra ó acompañarla. El discurso debe fluir como el agua de un manantial, sin contradicciones, de forma armónica, estableciendo una relación lógica entre lo que se piensa y lo que se dice. El movimiento del cuerpo tiene que dar vida al movimiento del discurso. Si es así habrá coherencia y credibilidad.

Decide qué imagen personal quieres dar. Transmite una imagen positiva. Una imagen agradable, abierta y atractiva te ayudará a ganar la estima. Una buena imagen siempre predispone favorablemente a los oyentes. Hay un elemento que mejora nuestra presencia estética y visual, no cuesta nada y el público la agradece de verdad: La sonrisa. Cuesta menos que la electricidad y da más luz. Las personas que sonríen delante del público ya tienen un gran punto a favor, comparativamente con el resto. ¡¡Sonría por favor!!

“Al calor de los sentimientos se rompen las barreras y surge la espontaneidad, con la fuerza propia de quien es natural”

Curso: Hablar en público con eficacia

Uno de los grandes retos de los/as profesionales, es la comunicación oral y las presentaciones en público. Nos toca persuadir, informar, confrontar, negociar, escuchar, preguntar… Es una habilidad muy valorada. Cualquiera puede conseguir hacerlo con eficacia.

Lugar: Sede de AED-DEE. Murueta Torre 2. Durango, Bizkaia.
Cuándo: Jueves 21 y 28 abril, 12, 19 mayo. De 16 a 19,30 horas.
Inversión: 235,00€ para socios AED y 285,00€ para no socios (10 plazas máximo)
Inscripción: manu@manumaranon.com | Teléfono: 650 47 02 51

Objetivos del curso:

  • Simplificar el mensaje, la estructura, el lenguaje, la puesta en escena, el uso del audiovisual… para amplificar el impacto.
  • Mayor claridad, sencillez y brevedad.
  • La naturalidad como referencia para nuestra “marca” personal.
  • Aumentar la energía, los registros de la voz, la chispa y vitalidad.
  • Destacar la vertiente emocional junto a la racional.
  • Aumentar la autoestima y confianza.
  • Adquirir y ofrecer una imagen de dominio de la situación, seguridad y aplomo.

Contenidos

  • Los nervios y el miedo escénico. ¿Es natural sentirlos? ¿Sirven? ¿Cómo controlarlos?
  • Feedback positivo. La autoestima. El cambio de creencias.
  • El gran secreto de la preparación. La adecuación: Tema, objetivo, auditorio. El mensaje
  • La estructura. Coherencia y cohesión: Elaboración de esquemas. ¿Cómo improvisar?
  • ¿Cómo captar la atención y mantener el interés? La formulación eficaz. Aperturas y cierres.
  • La exposición. La postura. El lenguaje corporal y la voz: La importancia del “cómo”. Velocidad, pausas, respiración. Gestos, manos y mirada.  Cuidar y mejorar la voz. La naturalidad
  • El discurso persuasivo. Entusiasmo. ¿Problemas ó soluciones, alternativas ventajas…?. La acción
  • El lienzo de la selección. Cerrar el círculo: saber, creer, sentir, hacer.
  • El equilibrio entre lo racional y lo emocional. Del catálogo al viaje. Las historias, testimonios, anécdotas, metáforas,…
  • Uso eficaz de materiales audiovisuales de apoyo (Power Point)

Metodología

Prácticas relacionadas con la actividad y grabadas en vídeo.  Feedback. Contenidos teóricos de refuerzo y apoyo. Interactivo y participativo.

Manu Marañón

Formador y coach

Hablar de pie

CASTELLANO | EUSKARA


Hazlo siempre que sea posible

No siempre es posible hacerlo. A veces es posible y no lo hacemos. Llegar con antelación suficiente al lugar de la presentación, permite ver las distintas opciones y …siempre que sea posible, hablar de pie, hazlo, porque:

  • Respiramos y proyectamos mejor la voz
  • Nos facilitará el contacto visual con el público
  • Tenemos un mejor lenguaje corporal. Gana fuerza
  • La imagen de la persona que habla de pie es la de dinamismo, fuerza, vitalidad
  • Facilita el contacto y la proximidad con el auditorio

Es más costoso y requiere una mayor preparación. Útil también para espacios más reducidos, reuniones,…Cuando hablamos de pie:

  • La posición del cuerpo debe ser erguida, algo inclinado hacia adelante, a la vez que relajada, sin sacar pecho.
  • Hombros sueltos, ni caídos ni alzados.
  • El peso del cuerpo recaerá de forma proporcional en las dos piernas.
  • Ni totalmente quieto ni moviéndote sin parar. Armonizar el movimiento por el escenario con estar quieto. Evitar los balanceos y el baile.
  • Orientar el cuerpo a la audiencia.
1

Maneras de usar el espacio

Según Olivia Mitchell:

  • Utiliza la posición central y cercana a la audiencia
  • Utiliza el escenario como mapa de tu presentación.
  • Utiliza el escenario como flecha del tiempo. El pasado debería quedar a la izquierda de la audiencia.
  • Al usar la comparación-contraste, favor-contra,…usar posiciones separadas en el escenario
  • Refleja físicamente un continuo de opciones o puntos de vista
  • Acércate a la audiencia para dar énfasis a tus palabras. Al exponer uno de los mensajes clave haz una pausa y acércate a la audiencia.
  • Coreografía un ballet con tus transparencias. Acércate a la pantalla al referirte a algún elemento de una transparencia.
2

Si hemos de estar sentados:

  • Hacerlo sobre la primera mitad del asiento, manteniendo la espalda recta, la barbilla paralela al suelo y el peso sobre la pelvis. Es la postura del jinete ó del “cantaor” flamenco
  • Los brazos sobre la mesa, las manos sueltas y las piernas paralelas dejando caer el peso en los pies.

El escenario es el peor lugar para esconderse. Da la cara. Esconderte sentado detrás de una mesa para que apenas te vean, es más cómodo, pero te hace perder poder y llegada ante el auditorio. Si el público percibe que te estás parapetando, ya de por si no causarás una primera buena impresión y te marcará el resto de la charla. Si te ve más próximo, comunicarás mejor.

Velocidad. Respiración. Pausas.

CASTELLANO | EUSKARA


“Ralentizarse es la solución para el 90% de los problemas de oradores”

Robert R. H. Anholt

Utilizamos entre 120 a 180 palabras por minuto. En general hablamos bastante rápido. No hay una velocidad estándar. El uso de la misma velocidad tiene impactos distintos en función de cada persona. Se trata de buscar tu ritmo estándar, respirar y cállarte. Marca por tanto tu ritmo. Las pausas nos ayudan a gestionar la velocidad y me permiten respirar. Trabajar de manera consciente la velocidad, la respiración y las pausas, tiene grandes ventajas:

  • Facilita la mirada para “ver” al público y percatarse de sus reacciones
  • Mayor expresividad con las manos, cuerpo, …
  • Voz de mayor calidad en la dicción, el tono, el volumen, a la hora de enfatizar
  • Mayor control del tiempo y el espacio
  • Más tiempo para pensar e improvisar
  • Las palabras son más precisas
  • Imagen de seguridad, fuerza y confianza
  • Nos obliga a ser más breves, ir al grano, priorizar los contenidos y profundizar lo esencial
  • Despertaremos un mayor interés en la audiencia. Le damos tiempo a saborear, a interiorizar, a entender,…lo que estamos diciendo.

 

El lenguaje corporal

CASTELLANO | EUSKARA


La declamación, digo yo, es la única y suprema fuerza de la oratoria. Cicerón.

El lenguaje corporal es clave para transmitir y relacionarse con el auditorio. El público lo percibe todo. Para hacer vivir al público hay que estar vivo. Según Albert Mehrabian, el investigador más reconocido en temas de comunicación:

  • El 7% del impacto que la persona que habla causa en la audiencia lo producen las palabras es decir lo que dice;
  • El 55% se deriva de aspectos visuales tales como el aspecto externo, lenguaje corporal: expresiones faciales, gestos, manos, mirada;
  • El 38% restante depende de la voz. Entonación, volumen, ritmo, énfasis.

Dicho así, suena a exagerado y requiere de una explicación. El elemento más importante es el contenido. Es su razón de ser. Porque sin contenidos no hay nada. Ahora bien si no acertamos en el “cómo” su eficacia caerá en picado. Estamos en la “actio”.

1

La regla de Mehrabian sólo se aplica a la comunicación de emociones o sentimientos. En las presentaciones profesionales habituales, más centradas en el pensamiento lógico y racional, en las ideas, no solemos hablar de nuestros sentimientos o gustos, por lo que el mensaje verbal contribuye en un porcentaje mucho mayor a la transmisión del mensaje. En cualquier caso sí podemos extraer una importante conclusión para nuestras presentaciones: el contenido de una presentación es lo más importante, pero la manera como se exponga causará un profundo efecto sobre la forma como lo recibirá la audiencia. Por eso es tan importante cuidar también la puesta en escena.

Vamos por tanto a dejar a un lado el tono serio profesional frío y distante, la monotonía, la rigidez en la expresión, escondernos en la mesa o atril, la lectura, contenido magistral… y vamos a por la naturalidad y su expresividad, la variedad de tonos y ritmos de voz, el entusiasmo, el movimiento, la participación de la audiencia,…Vamos a darle vida al discurso. Las palabras, las ideas, cobran vida con el “sabor” que le damos al expresarlas.

Las metáforas

CASTELLANO | EUSKARA


“Las metáforas sirven para aclarar y grabar las ideas, transmitiendo mejor el mensaje”

1

Algo más que un adorno

Es la figura retórica más conocida. La metáfora relaciona un término real con otro imaginario, llamado espejo, con el que establece una semejanza. Muy adecuada para llegar al interior de las personas creando un entorno más apropiado.

El emplear una metáfora no ha de resultar ser un adorno o un mero recreo en la escucha de un discurso. El poder de una metáfora bien sustentada y elegida ha de ser el vehículo que logre una comunicación de mucho mayor alcance en el que emociones, recuerdos y razonamientos sean impacten en el oyente quedando de ese modo una huella en su memoria mucho más duradera que si no se hubiera empleado la metáfora. Ejs: “Pónte las pilas” “Casi toco el cielo con las manos” “Luis es un pozo de sabiduría” “El tiempo es oro” “Miró el examen con lupa”.

Cuando alguien comunica un hecho o una opinión puede no estar llegando a quien le escucha, sobre todo si para éste el mensaje recibido no enlaza con ningún interés o sentimiento que le sea propio. Es posible que esté entendiendo de lo que escucha pero quedará a nivel de la razón y tal vez todo lo que retenga es que el mensaje era lógico e inteligente. Si desea posteriormente acceder al recuerdo tendrá que hacer un esfuerzo mayor. El empleo de metáforas en un discurso añade vías de acceso a la recuperación del contenido además de lograr que la comunicación sea interactiva. Lograr que haya una involucración en dicha comunicación. Lograr una respuesta a lo que se está escuchando, aunque ésta sea silenciosa.

Buenas para aprender y recordar

El oyente no solo habrá recibido la información y a habrá activado muchas zonas de su cerebro (visual, afectivo, recuerdos, deducciones, asociaciones, etc.) sino que lo habrá hecho acompañando este proceso con una sensación de satisfacción por ser capaz de descifrar el mensaje: el mensaje final será suyo. Es él mismo quien ha “destilado” el significado. Es él el que se acaba de “decirse” el contenido del mensaje. Lo importante es que la traslación realizada entre lo que se desea ilustrar, comunicar o reforzar y el contenido de la metáfora se mantenga en un punto medio: no ha de ser demasiado difícil de entender ni demasiado obvio.

Los buenos profesores han ayudado desde siempre a sus alumnos a captar nuevas ideas exponiéndoselas en función de algo que los alumnos hubieran entendido previamente. Tú también puedes aprovecharte de este recurso en tus presentaciones y discursos. Puedes explicar realidades complejas o abstractas en términos de conceptos cotidianos.

Aprendemos algo nuevo descubriendo cómo se relaciona con algo que ya sabemos. Cuanto más clara es la conexión, más fácil y rotundo es el aprendizaje. Ofrecer a la audiencia una conexión es sólo el inicio para enseñar a través de la metáfora, ya que aportan un modelo de pensamiento capaz de generar nuevas percepciones y explicaciones. A todo lo largo de la charla puede uno referirse continuamente a la misma metáfora, enriquecerla y explicar nuevos aspectos de la realidad aludida metafóricamente. Las buenas metáforas son generativas. Las metáforas conectan lo conocido con lo desconocido, lo familiar con lo nuevo.

La analogía o comparación es tipo muy sencillo y útil de metáfora. Las comparaciones ilustran un concepto al demostrar las similitudes. Generalmente contiene la expresión “como” o “igual a”. Por ej. “las historias en las presentaciones son como el aceite de oliva en la cocina” “Su intervención cayó como un jarro de agua fría”.

Para terminar hay muchos tipos de metáforas, se pueden emplear objetos, anécdotas, cuentos, referencias científicas…

“Con la metáfora lo que es problemático o desconocido se asimila a algo próximo o familiar”

2

Emmanuel Lizcano

Atrévete a contar una historia

CASTELLANO | EUSKARA


Cuéntame el viaje, no me enseñes el catálogo de la agencia”

1. Una alternativa a utilizar mucho más

Una forma alternativa de exponer una presentación es contar una historia. No estamos acostumbrados a ello. Es un cambio sustancial en nuestra manera lógica y racional de presentar las cosas. Estamos más cómodos con nuestras presentaciones clásicas y profesionales. Contar nuestra historia desde el corazón nos hace sentir incómodos porque sentimos que nos desnudamos ante la audiencia. Una presentación no es un documento muerto. Una presentación es un acto vivo de comunicación en el que una persona cuenta su propia historia o una ajena desde el corazón ante una audiencia formada por personas con sus propios problemas e inquietudes.

El ser humano lleva en los genes la necesidad de comunicarse y hasta hace relativamente poco, la única manera de hacerlo era de manera oral a través de historias. Nos pasamos la vida contando y escuchando historias. De lo ocurrido en el trabajo, en la excursión a la montaña, en la reunión de la comunidad de propietarios,…Las historias son el instrumento natural como nos relacionamos unos con otros y como comprendemos el mundo. Las historias constituyen la herramienta de comunicación más potente que se ha creado. Las anécdotas son una forma de repartir historias breves a lo largo de una intervención.

2. Mejor verdaderas y relacionadas con el tema

Tienen que tener relación directa con el tema y han de ser verdaderas. Son técnicas de comunicación tremendamente eficaces, y que bien llevadas mantiene al público pendientes de la misma Las ideas que “se mueven” tienden a despertar la atención. Estamos “viendo” lo que escuchamos. Al tocar las emociones vuelven a la audiencia más receptiva y más inclinada al acuerdo contigo. Por otro lado, parecen desactivar la crítica, disminuyendo la probabilidad de que la audiencia encuentre contraargumentos para rebatir los tuyos.

Tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos racionalmente”

3. Nos encantan las historias

1

A la gente le encantan las historias. Enseñamos, aprendemos y creemos a través de historias. Las experiencias personales dan un sello, una marca propia a la intervención. Mejor las experiencias propias que las ajenas. En definitiva, las historias:

  • Ayudan a captar la atención y despertar el interés.
  • Transmiten información, emoción y empatía.
  • Dan vida y alegría a las ideas y ayudan a vestir la presentación.
  • Mayor naturalidad. Nos ayudan a mejorar la expresividad, entonación,…
  • Fomentan la comprensión y el recuerdo. Son fáciles de asimilar.
  • Se recuerdan mejor las historias que los datos.
  • Le dan solvencia y credibilidad a los argumentos.
  • Aumenta la conexión con la audiencia.
  • Es más atractiva la presentación.
2

El orador eficaz tiene 3 cualidades: razonar lógicamente, entender el carácter humano y entender las emociones” Aristóteles

4. Requieren preparación específica

El principal desafío para la preparación de la presentación es cómo crear una historia. Porque apenas tenemos experiencia contando historias en público. Habrá veces en las que sea fácil, porque lo que tenemos que contar tiene de por sí una estructura que se puede seguir bien. Pero, ¿cómo contar una historia cuando la presentación es sobre la promoción de un proyecto o la venta de un producto? Más aún, ¿cómo contar una historia que interese a nuestra audiencia concreta?

Estructurar una presentación como una historia implica plantear interrogantes, intrigas, manteniendo el suspense por el qué pasará, cómo se resolverá la dificultad, cómo se saldrá del apuro planteado,…Veamos cómo se construye una historia, y para ello, vamos a empezar por ver qué partes debería tener:

  • Introducción. Presentación de los personajes y su situación actual, el contexto.
  • Nudo. La trama principal, donde se desarrollan las historias que acontecen a los personajes. La exposición del problema, las dificultades,…
  • Desenlace. El resultado a poder ser positivo. La solución. Los beneficios. La moraleja. La conclusión
3

Las historias poseen un poder único para mover los corazones, mentes, pies y monederos de la gente en la dirección pretendida por el narrador.” Peter Guber.

Las pruebas-evidencias: La base de las afirmaciones y los argumentos

CASTELLANO | EUSKARA


La solvencia y la vertiente racional

Somos seres racionales y emocionales. Nos han preparado para hacer presentaciones racionales, lógicas, profesionales, que lleguen a la cabeza de nuestros oyentes. La búsqueda de argumentos, es uno de los recursos de comunicación que se deberían cuidar más. Diría que se tienen bastante en cuenta, nos han preparado para ello y simplemente tenemos que afinar más. Forman parte de la vertiente racional de la presentación. Le dan solvencia y credibilidad. Las pruebas son la base de los argumentos. Pero cuidado…solo con lo lógico-racional-intelectual, las presentaciones se quedan cojas en muchas ocasiones. Falta la parte emocional, llegar al corazón de la gente.

La prueba:

  • Aclara, haciendo más comprensible la idea.
  • La amplía, haciéndola más extensa.
  • La comprue¬ba, haciéndola más evidente y permitiendo que se lleguen a conclusiones reales.

Una prueba es buena si una afirmación no sería aceptada sin ella, si no puede ponerse en duda y si la relación entre afirmación y prueba es clara y válida. Una idea o postura basada en pruebas tiene muchas más probabilidades de ser aceptada por el público. Sobre todo si tiene valor añadido suficiente y peso específico demostrado.

“Los argumentos tienen que ser evidentes, sólidos y de peso, expresados con claridad, sencillez y contundencia”

Distintas y variadas clases de pruebas-evidencias

Veamos distintas opciones de presentar pruebas:

  • Los datos y las estadísticas. Lo importante no son los números, sino su contexto y significado, para que la audiencia lo visualice. A la hora de presentar cifras, intenta hacerlas concretas: utiliza imágenes que ayuden a representarlas y fijarlas en la memoria, utiliza analogías, utiliza ejemplos. Los datos pocos, pero buenos y comprensibles. Que sean objetivos, creíbles, provenientes de fuentes con prestigio. Las estadísticas y datos, le dan mucha credibilidad a la intervención. Situarlos bien el contexto y darles significado. Los ejemplos que sean cercanos, actuales. Ahondaremos en ellos al hablar de la presentación de datos e información cuantitativa en el uso de los audiovisuales.
  • Pruebas teóricas. Son producto de la actividad intelectual y las usaremos para explicar datos que observamos.
  • De autoridad. Personas reconocidas e imparciales que defienden una posición concreta.
  • Por analogía. Su esencia es la comparación.
  • Los testigos. Siempre que sean imparciales, creíbles, próximos.
  • Demostración física. Ver las prestaciones de un producto.
  • Lógicas. Si las premisas son ciertas, la conclusión debe ser cierta. Relación causa-efecto.
pruebas

“La atención es uno de los bienes más preciados del mundo. Ni se compra ni se vende, sólo se presta”

Los ejemplos

Si son  representativos, completos y difíciles de contradecir. Ejemplificar es simplificar, hacer entendible, acercar,… Los ejemplos son recursos que ilustran o explican declaraciones generales objetivas. Ayudan a comprender la generalización. Proporcionan al público detalles concretos dando significado a una declaración general. Deben ser relevantes, específicos y fáciles de entender para crear una imagen clara en el público.

La concreción

Lenguaje concreto, simple, potente.  Con ejemplos concretos y que se pueda visualizar. Frente a la genérico y abstracto. Por ej. Decir “hemos conseguido varias cosas en la negociación” no es lo mismo que decir “hemos conseguido una reducción del 20% del precio y unos plazos de pago de 120 días”.

Afina en como presentarlas

  • Comenzar buscando terrenos comunes y coincidencias con el auditorio.
  • Tratar de no mezclar la información, las pruebas, con la opinión.
  • Quedamos más fácilmente persuadidos, en general, por las razones que descubrimos por nuestra propia cuenta, que por las que nos vienen sugeridas por otros.
  • Las hipótesis y argumentos de quién habla, deben servir para que el público saque sus propias conclusiones.
  • La convicción es sólida cuando llegamos a ella nosotros mismos. La información buena por tanto, es clave.
  • … Y lógicamente hay que estar convencido de lo que se dice y tener credibilidad que es el efecto cuya causa es la honestidad.

Si en cualquier intervención las pruebas son importantes, en la defensa de ideas, en los debates,….aún lo son más. El cierre es el momento de las conclusiones certeras. Debe sonar como tal, sin perderse en las premisas.

Lenguaje claro y sencillo

CASTELLANO | EUSKARA


Cuidado con el lenguaje corporativo-especializado-profesional

Si resulta difícil podar y abreviar…no lo es menos escapar del lenguaje corporativo-profesional-especializado. Mucho cuidado con las palabras técnicas o poco entendibles, las jergas desconocidas, el uso excesivo de anglicismos. En general el lenguaje profesional y corporativo (docentes, abogados/as, ingenieros, médicos,…) comunica poco. Hay un abuso del lenguaje especializado, que aburre incluso a los especialistas y expertos en la materia. Los profesionales especializados se aburren entre ellos. Muchas veces nos acogemos a esta manera de presentar para ocultar nuestras carencias como comunicadores. Nos sentimos cómodos en este lenguaje especializado y no nos atrevemos a utilizar el lenguaje que habitualmente utiliza nuestro público.

1c

El barniz de los maestros y la fuerza sin alardes

La claridad es el barniz de los maestros:

  • Una idea que no se puede expresar con claridad no es una buena idea para lanzarla al auditorio.
  • Una palabra que no se puede comprender es una mala palabra.
  • Habla en la misma onda que el público.
  • Sólo dirigiéndote con las palabras más comprensibles, lograrás transmitir tu mensaje a la mayor parte del mismo.
  • Adapta tu lenguaje, que sea claro y sencillo. No por ello va a perder calidad o intensidad…
  • Porque otra cosa es la ramplonería, la chabacanería, la conversación de taberna…

“Hablar bien es pensar y expresar con claridad”

2c

La sencillez es la fuerza, sin alardes:

  • ¿Estamos para demostrar lo que sabemos?… O se trata de comunicar con eficacia, de servir al público en lugar de lucirnos.
  • Existe terror profesional a la simplicidad. Es muy tentador mostrar lo inteligentes, expertos y bien preparados que estamos.